Introduciendo una nueva mascota

Cada animal tiene una personalidad distinta y única. Así como los humanos, hay algunos más sociables que otros, unos más independientes que otros, unos más fuertes que otros, etc.

Cuando adopté a Shadow, ella era la líder entre ella y Caterpillar, él era muy tímido y seguía a Shadow todo el tiempo. Siendo que nacieron en un depósito, donde era muy fácil que se escondieran en un sitio donde no podía agarrarlos, tuve que ganarme su confianza para que se dejaran tocar. La clave de mi éxito: Compré su amor y confianza a punta de pollo 🙂 Es un juego de paciencia y algo sabroso que ofrecer.

Con los cachorros es más fácil, con los adultos es un tema más complicado porque desconfían aún más (es un tema de supervivencia).

Por mi falta de experiencia con gatos, después de que Caterpillar murió, imaginaba que no sería tan complicada la introducción de otro gatico a Shadow ya que ella “toda su vida había estado acompañada”. Pues no, como comento en otra parte del blog, fueron las 3 semanas más largas de mi vida! Yo pensaba que Shadow era la gata más dulce del universo, hasta que le presenté este gatico del tamaño de mi mano que pensé que de un sólo zarpazo podría matarla. Nunca había oído un gato gruñir y mucho menos a mi dulce y tierna Shadow, y déjenme decirles, da mucho miedo (como se supone que debe ser). Entonces me puse a investigar lo que debía hacer y debo concluir lo siguiente:

1. Hay personas que dicen “deja que ellos mismos lo resuelvan”. La conclusión con esto es: NO!, a veces puede funcionar, pero a veces no, y créanme, no van a querer en una misma casa 2 gatos que no se lleven bien, o que a penas se toleren. Van a ser parte de la misma familia, así que hay que tomarse el tiempo y el esfuerzo para que se sientan parte de ella.

2. EL PRIMER ENCUENTRO ES MUY IMPORTANTE, así que no queremos apresurarnos a que se encuentren antes de tiempo. Los gatos funcionan mucho con asociaciones positivas.

Así que la FORMA CORRECTA DE INTRODUCCION la puedo resumir así:

  • Mantén en cuartos separados los dos gatos. Recuerda que son animales territoriales y le están llevando un intruso a su sitio. Ellos van a saber que hay otro animal en la casa, tanto por sus maullidos como por su olor. No te sorprenda ver a tu gato sentado frente a la puerta curioso, gruñendo, o incluso haciendo “hissing”.
  • Toma un trapo o toalla y restriegala a uno de los gatos (procura sobre todo pasarlo por debajo de las orejas, en la espalda por la base de la cola y patas). Luego llévalo donde el otro gato, permítelo que lo huela, y restriégaselo al nuevo gato. Luego de manera viceversa. Repite lo mismo tantas veces puedas durante el día de uno y otro lado.
  • Cada vez que les sirvas comida, colócalo frente a la puerta y que coman al mismo tiempo, de manera que asocien el olor con la experiencia buena de la comida. Cada vez que haya comida, huelen al otro gato, entonces quiere decir que cosas buenas pasan cuando está el otro gato.
  • Al principio puede ser (dependiendo del gato) que no quiera ni siquiera comer. Puedes distanciarlo un poco de la puerta, pero no demasiado, y cada día se lo acercas más, obligándolo a que si quiere comer, debe estar cerca de ese olor que tánto le molesta. No cedas si no como en el momento, en algún momento, el mismo hambre lo va a obligar a acercarse.
  • En algún momento, intercambia a los dos gatos en sus espacios. Deja que el gato nuevo conozca el territorio del otro y viceversa. Refuerza con cariños y voz suave toda su investigación. Nuevamente, mientras más se repita esto, mejor.
  • Cuando ya sientas que es momento, permite que los gatos se vean, procura hacerlo en el momento de servirles el alimento, pero esta vez que se vean. Por mi parte, los coloqué en la misma sala, como en una distancia de 3 o 4 mts los platos de comida, e ir acercándolos con el paso de los días.
  • Si ves que va a empezar una pelea entre ellos, NO TRATES DE AGARRARLOS (tal vez solo si es muy cachorro) porque vas a salir rajuñado. Para parar esta pelea, tienes que distraerlos de alguna manera, puedes lanzarles un trapo o una toalla, algo que los asuste y que no les haga daño y que haga que cada uno se vaya por su lado
  • NO trates de agarrar al gato si ves que está estresado o gruñendo. Cuando están así están en estado de alerta y si los agarran se pueden sentir acorralados y hacerte daño sin ser esa su intención, simplemente tratando de escapar. Respeta su espacio.
  • Trata de no usar su nombre si lo regañas por algo, ni que asocien tu voz con el regaño porque ahí empiezan las asociaciones negativas contigo, y eso es lo menos que queremos. Si lo vas a regañar utiliza un contundente: SHHHHHH, y algo que desvíe su atención de lo que está haciendo. Recuerda: sin pegarle, no hace falta eso y las consecuencias pueden ser muy negativas, perdiendo la confianza de tu gato.
  • Si quieres tomar previsiones adicionales, córtale a ambos gatos las uñas, recuerda, que no llegue al nervio de la uña o busca un veterinario que lo haga.
  • Si ves que algo no está funcionando, regresa unos pasos y vuelve a intentarlo

Como dije, los tiempos de cada gato son distintos. Shadow con Nikita fueron 3 semanas, otros gatos tardan más, otros tardan menos como Shadow y Candy que tardó 3 días.

La personalidad de Candy es mucho más sociable, fue sumisa al momento de encontrarse con Shadow, por lo que ella la aceptó con mucha más facilidad. Nikita era realmente una “piedra en el zapato” de Shadow, no mostraba nada de respeto y quería jugar con ella inmediatamente, saltándole encima, sin respetar su espacio, nosotros decíamos que tenía tendencias sucidas por lanzarse de esa manera de “NO FEAR” directamente a Shadow sin entender las señales de advertencia que ella daba. También es posible que Niki estaba muy cachorra y todavia no concía los códigos sociales.

Candy estuvo varios meses en una jaula con muchos gaticos antes de yo adoptarla, tal vez eso ayudó a que cuando se encotró con Shadow, supiera ya esos códigos sociales y la aceptaran con mayor facilidad.

Recuerda, lo primero que necesitas es mucha paciencia, y estar muy atento a las señales que te dan los mismos gatos. Sigue un poco tu instinto a medida que vayas viendo las cosas avanzar. A veces es bueno empujar un poco las cosas y los encuentros para medir cómo van, pero sin exagerar, respetando siempre sus tiempos y sus espacios.

Una respuesta a “Introduciendo una nueva mascota”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *