Cómo logramos que nuestras gatas nos dejaran dormir

Mis gatas, el mejor reloj despertador.

Los gatos parecen tener un reloj interno que funciona mejor que un reloj suizo. Su nivel de puntualidad no deja de sorprender, sobre todo cuando te levantan todas las mañanas a pedir su desayuno, utilizando todas las técnicas de despertar que hagan falta.

Ellos no saben del “snooze”, ni el “hoy es mi día libre”, ni tampoco el “me acosté muy tarde y me quería levantar tarde”

Por mucho tiempo, nuestra rutina significaba levantarnos a las 5am todos los días, porque si no, no había forma de que lo dejaran tranquilo a uno. De hecho, se confabulaban para saltarnos encima (base jumping en nuestro estómago), perseguirse sobre nosotros, maullar como si estuvieran muriendo de hambre incansablemente, mirarnos fijamente estando sentados encima y mil y un estrategias agotadoras y muchas veces dolorosas para sacarnos de la cama y que les diéramos de comer.

Sabemos que los gatos son animales de rutina, y les gusta seguirla al pie de la letra, sobre todo cuando de comer se trata. Por lo que luego de investigar un poco, decidimos cambiar la nuestra, con la esperanza que cambiara la de ellas.

Lo primero que hacíamos al levantarnos era darles de comer a ellas, y en esto se basaba nuestro más grande error. Así que decidimos desayunar primero, y luego es que les daríamos de comer.  Sabíamos que debíamos resistir la tentación y no darles de comer hasta terminar el desayuno, por más que maullaran, y así lo hicimos.

Resultado: en cuestión de un par de semanas, ya estaban completamente acostumbradas a la nueva rutina. Ya no asociaban nuestro despertar con la comida, eso sí, ahora cuando nos ven que estamos terminando de comer comienzan su rutina de pedir, pero es definitivamente más manejable a que te despierten cuando no estás listo ni dispuesto para hacerlo.

Si tienes una situación similar, fíjate bien en qué señales les estás dando y cambia el orden de las cosas que haces, y mantén la rutina que mejor le vaya a todos, y sobre todo paciencia, que algunos gatos tardan más que otros.

Suerte! y dulces sueños 😉

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *