Día 2 Cercedilla – Navas de la Asunción. 86km

Día 2 Cercedilla – Navas de la Asunción. 86km

Salimos con el ánimo arriba y menos adoloridos de lo que imaginábamos. Seguimos subiendo por los bosques de Cercedilla, nos quedaban solo 8km de subida fuerte al principio y luego lo que quedaba era mayormente bajada. Se hicieron relativamente cortos esos 8km ya que estaba fresco y los paisajes eran para perderse en ellos, probablemente lo habríamos hecho más rápido, pero cada curva pedía una foto. Llegamos al Mirador de los Poetas, desde donde se ve Segovia a lo lejos. Luego el Mirador de la Reina, hasta que llegamos al Puerto de la Fuenfria. Comienza la bajada; nos metimos por donde no recomiendan ir con las bicis porque hay muchas piedras y rebota mucho la bici, pero ya habíamos bajado mucho cuando caímos en cuenta y no merecía la pena subir de nuevo, así que terminamos ese pedazo complicado, para llegar a una pradera que lo que llamaba era a quedarse a echar una siesta ahí. Igual seguimos, queríamos evitarnos el calor y teníamos la ansiedad de llegar ya a Segovia, sentir que se está avanzando (además de que habían unos toros sueltos que no sabíamos hasta qué punto estarían dispuestos a compartir su pradera perfecta)

Seguimos bajando y de repente los bosques desaparecieron y aparecieron las praderas de Segovia, con colinas no tan escarpadas, con riachuelos cruzándose en el camino y un terreno algo técnico, aunque sin comparación al de Manzanares que fue bastante más duro.

Y así, empezamos a cruzarnos con más gente y más gente, hasta que estamos en Segovia. Parada obligada en el Acueducto de Segovia y respectivo sello en la Credencial del Camino de la Catedral de Segovia. Llevamos buen tiempo, la parada del día indicaba Zamarramala, pero decidimos seguir un poco más allá, quién sabe, tal vez hasta podamos adelantar un día entero. Justo antes de continuar, otro pinchazo, ésta vez en la bici de David. No sabíamos cuándo veríamos otra tienda de bici, y nos dimos cuenta que estábamos cerca de un Decathlon, así que arreglamos el pinchazo (David arregló el pinchazo) y reabastecimos repuestos como si no hubiera mañana, unos cuantos kg más a las alforjas, el precio real de ir tranquilos.

Paramos en las afueras de Segovia a comer algo, eran las 5pm, volvimos a analizar la ruta, Zamarramala estaba como a 5km de donde estábamos, pero nos daba dolor perder lo que habíamos logrado avanzar respecto a días. Lo que quedaba era mayormente “bajada” así que decidimos seguir hasta Santa María Real de Nieva. Resulta que esa “bajada” tenía unos cuantos repechos a recordar, siempre con la amenaza de los arenales de los pinares que todos quienes han hecho el camino comentan: “hasta Coca no se metan por los pinares, cuidado con los arenales imposibles de pasar con bici si no es cargándola”.

Llamamos al albergue de Santa Maria Real de Nieva, y nos dijeron que solo habían 6 literas y era por orden de llegada, no se podía reservar. Una vez que llegamos allá, casi a las 7:30pm, llamamos nuevamente y nos dicen que no hay disponibilidad; no hay otro albergue y el hostal más cercano está por lo menos 2km hacia atrás, que no son solo los 2km ese día sino que al día siguiente habría que hacerlos de nuevo, y la otra opción era serguir al siguiente pueblo que quedaba a 12km. Sin pensarlo mucho, decidimos seguir al siguiente, a Navas de la Asunción, nos aseguramos de tener albergue y continuamos nuestro camino. Parecía infinito, pero finalmente llegamos, el hospitalero, Alfredo, nos atendió como unos reyes, nos dimos una buena ducha que quitara un poco el dolor del cuerpo, y con la satisfacción de haber adelantado prácticamente un día entero del itinerario, con alegría en el alma, nos fuimos a dormir.

Día 3 – Navas de la Asunción – Ciguñuela. 74km

Entre los bosques de Cercedilla
Segovia
Mirador de la Reina

Una respuesta a “Día 2 Cercedilla – Navas de la Asunción. 86km”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *